Qué difícil es hablar el español

Guitarra, voz y composición: Juan Andrés Ospina y Nicolás Ospina

Cámara y fotografía: Santiago Forero

QUÉ DIFíCIL ES HABLAR EL ESPAÑOL (letra):

Yo viajé por distinto países,
conocí las más lindas mujeres,
yo probé deliciosa comida,
yo bailé ritmos muy diferentes.

Desde México fui a Patagonia,
y en España unos años viví,
me esforcé por hablar el idioma,
pero yo nunca lo conseguí…

Qué difícil es hablar el español,
porque todo lo que dices tiene otra definición.
Qué difícil entender el español,
si lo aprendes, no te muevas de región!

Qué difícil es hablar el español,
porque todo lo que dices tiene otra definición.
Qué difícil es hablar el español,
Yo ya me doy por vencido “para mi país me voy.”

Yo estudiaba el castellano cuando hacía la secundaria,
de excursión de promoción nos fuimos para las Islas Canarias.
En el viaje comprendí que de español no sabía nada,
y decidí estudiar Filología Hispana en Salamanca.

Terminada la carrera yo viajé a Ciudad de México,
sentía que necesitaba enriquecer mi léxico.
Muy pronto vi que con el español tenía una tara,
y decidí estudiar otros tres años
en Guadalajara.

Cuatro meses en Bolivia,
un post grado en Costa Rica,
y unos cursos de lectura con un profesor de Cuba.
Tanto estudio y tanto esfuerzo, y al final tu ya lo ves:
ESTE IDIOMA NO SE ENTIENDE
NI AL DERECHO NI AL REVÉS!

Qué difícil es hablar el español,
porque todo lo que dices tiene otra definición.
Qué difícil es hablar el español,
yo ya me doy por vencido “para mi país me voy.”

En Venezuela compré con mi plata una camisa de pana,
Y mis amigos me decían ‘Ese es mi pana, ese es mi pana!’
Y en Colombia el porro es un ritmo alegre que se canta,
pero todos me miran mal cuando yo digo que me encanta.

Los chilenos dicen cuando hay algo lejos “que esta a la chucha”,
y en Colombia el mal olor de las axilas “es la chucha”,
mientras tanto en Uruguay a ese olor le dicen ‘chivo’,
y el diccionario define al chivo como a una ‘cabra con barbuchas’.

Y cambiando una vocal la palabra queda “chucho”,
y “chucho” es un perrito en Salvador y Guatemala.
Y en Honduras es tacaño, y a Jesús le dicen Chucho,
con tantas definiciones, como se usa esa puta palabra!?

Chucho es frío en Argentina,
Chucho en Chile es una cárcel,
Chucho en México si hay alguien,
con el don de ser muy hábil.

El chucho de Chucho es un chucho ladrando,
y por chucho a Chucho lo echaron al chucho,
el Chucho era frío y lo agarró un chucho
-“Que chucho”- decía,
-“extraño a mi chucho”.

Qué difícil es hablar el español,
porque todo lo que dices tiene otra definición.
Qué difícil entender el español,
yo ya me doy por vencido “para mi país me voy.”

Comencé por aprender los nombres de los alimentos,
pero fríjol es ‘poroto’ y ‘habichuela’ al mismo tiempo.
Y aunque estaba confundido con lo que comía en la mesa,
de algo yo estaba seguro,
un ‘strawberry‘ es una fresa.

Y qué sorpresa cuando en México a mi me dijeron ‘fresa’
por tener ropa de Armani y pedir un buen vino en la mesa.

Con la misma ropa me dijeron ‘cheto’ en Argentina.
-“Cheto es fresa yo pensé”-, y pregunté en el mercado en la esquina:

-“Aquí están buenas las chetas?”-, y la cajera se enojó.
-“Andate a la re (peep) que te remil parió!”

Y -“Fresas, parce”- me dijo un colombiano mientras vió que yo mareado me sentaba en una silla.
-“Hermanito no sea bruto, y apúntese en la mano:
En Buenos Aires a la fresa le dicen frutilla”.

Ya yo me cansé de pasar por idiota
digo lo que a mí me enseñan y nadie entiende ni jota
y si “ni jota” no se entiende pues pregunte en Bogotá.
Yo me rindo, me abro,
me voy pa’ Canadá!

Un ‘pastel’ es un ‘ponqué’, y un ‘ponqué’ es una ‘torta’
y una ‘torta’ el puñetazo que me dio una española en la boca!

Ella se veía muy linda caminando por la playa
Yo quería decirle algún piropo para conquistarla.
Me acerqué y le dije lo primero que se me ocurrió,
Se volteó, me gritó, me escupió y me cacheteó!

-‘Capullo’- yo le dije, porque estaba muy bonita.
y si capullo es un insulto, quién me explica la maldita cancioncita?

-lindo capullo de alelí, si tu supieras mi dolor,
correspondieras a mi amor, y calmaras mi sufri fri fri fri-

Sufrimiento es lo que yo tengo,
y por más que yo me esfuerzo yo a ti nunca te comprendo.
Ya no sé lo que hay que hacer,
para hacerse entender,
y la plata de mis clases no quisieron devolver.

Que difícil es hablar el español,
porque todo lo que dices tiene otra definición.
Qué difícil entender el español,
Yo ya me doy por vencido “para mi planeta me voy.”

En España al líquido que suelta la carne la gente le dice ‘jugo’,
Por otro lado en España al jugo de frutas la gente le dice ‘zumo’.
Me dijeron también que el ‘sumo pontífice’ manda en la religión,
y yo siempre creí que un ‘sumo’ era en gordo en tanga peleando en Japón.

Conocí a una andaluza, se llamaba Concepción
Su marido le decía “Concha de mi corazón”.

-“Vámonos para Argentina, le dije en una ocasión”.
-“Yo lo siento pero si me dices ‘concha’ creo que allá mejor no voy.”
-“Pero Concha, qué te pasa, si es un muy lindo país,
hay incluso el que compara Buenos Aires con París.”
-“De mi apodo allá se burlan de la forma más mugrienta
y siempre hay cada pervertido que de paso se calienta”.

Y con tantos anglicismos todo es más complicado
si traduces textualmente no tienen significado:

-“I will call you back”-,
te diría cualquier gringo,
-“Yo te llamo pa trá”-,
te dicen en Puelto Lico!

Y ‘ojos’ es ‘eyes’, ‘ice’ es ‘hielo’, ‘yellow’ el color de la yema del huevo!
‘Oso’ es ‘bear’, y ‘ver’ es ‘see’,
‘Si’ es una nota que en inglés es ‘B’…

Y aparte ‘B’ es una ‘abeja’ y también es ‘ser’,
y  ‘Sir’ Michael le decía a mi profe de inglés.

Y el que cuida tu edificio es un ‘guachiman,’
y con los chicos de tu barrio sales a ‘hanguear’.
Y  la glorieta es un ‘romboy’,
y  te vistes con ‘overol’.

Por qué tiene que ser tan difícil saber como diablos hablar español!?!?

No es que no quiera, perdí la paciencia
la ciencia de este idioma no me entra en la consciencia!
yo creía que cargando un diccionario en mi mochila,
y anotando en un diario todas las palabras que durante el día aprendía,

Y  leyendo, viajando, charlando, estudiando
y  haciendo amigos en cada esquina
y  probando todo tipo de comida y comprando enciclopedias y antologías,

YO PENSÉ QUE APRENDERÍA
Y QUE CON FE LO LOGRARÍA
MIS ESFUERZOS FUERON EN VANO!

Yo creía que hablaría el castellano pero YA NO (no no no no)…

Qué difícil es hablar el español,
porque todo lo que dices tiene otra definición

“En Chile ‘polla’ es una apuesta colectiva, en cambio en España es el pene. Alguna gente en México al pene le dice pitillo, y pitillo en España es un cigarrillo y en Venezuela un cilindro de plástico para tomar las bebidas. El mismo cilindro en Bolivia se conoce como pajita, pero pajita en algunos países significa ‘masturbacioncita’, y masturbación en México puede decirse chaqueta, que a la vez es una especie de abrigo en Colombia, país en el que a propósito una gorra con visera es una cachucha, y cachucha en Argentina es una vagina, pero allá a la vagina también le dicen Concha, y conchudo en Colombia es alguien descarado o alguien fresco, y un fresco en Cuba es un irrespetuoso! YA ESTOY MAMADO!”

-“Pero ‘mamado’ de qué?
Mamado de borracho?
Mamado de chupeteado?
Mamado de harto?

…This is exhausting…”

Yo ya me doy por vencido,
Para mi país me voy!!!

RAE http://buscon.rae.es/draeI/

Lenguas de España 

Lenguas del mundo 

Blog de Lengua española http://blog.lengua-e.com/

IMPORTANTE: La publicidad Google Adsense que aparece al final de este post no ha sido gestionada por la autora de este blog, por lo que no me hago responsable de los productos anunciados, ni me genera ningún tipo de ingresos, dicha publicidad es generada por WordPress, y a dicha empresa van dirigidas las ganancias que los “click” sobre las empresas anunciadas generen.

Anuncios

“PUNCHING Franco” [Eugenio Merino]

Obra “Punching Franco”-Artista Eugenio Merino

Rejas en la Memoria (Manuel Palacios, 2004)- Documental sobre la represión durante la Guerra civil española y la posguerra, narrada por los que la sufrieron en cárceles o campos de concentración franquistas.(Fuente vídeo: CGT Catalunya)

La Tinta Negra (El caso Garzón y los crímenes del franquismo)

Obra: “Always Franco” (ARCO, 2012)- Artista Eugenio Merino

La Psicología en los Campos de concentración de Franco(Autores: Javier Bandrés y Rafael Llavona)

En busca del gen rojo

Obra: “Always Franco” (ARCO, 2012)- Artista Eugenio Merino

.

IMPORTANTE: La publicidad Google Adsense que aparece al final de este post no ha sido gestionada por la autora de este blog, por lo que no me hago responsable de los productos anunciados, ni me genera ningún tipo de ingresos, dicha publicidad es generada por WordPress, y a dicha empresa van dirigidas las ganancias que los “click” sobre las empresas anunciadas generen.

MARS! human interplanetary exploration

MARS! human interplanetary exploration [by Joe Bichard y Jack Cunningham, música Jimi Swells of Nullifier]

Tras encontrar agua en Marte en el año 2002 todo parece indicar que el reto actual es colonizar Marte y asentar una comunidad de robots (después llegará el turno de los humanos) que hagan allí lo mismo que hicimos en el planeta Tierra.
.
.
.

La NASA nos ofrece la posibilidad de ver cómo se construyó el vehículo marciano, Construction Of NASA’s New Mars Rover Live On The Web: The wheels go on! (Part 1) – The wheels go on! (Part 2)

Animación: MARS Rover explora Marte

.
Entradas relacionadas:
.
IMPORTANTE: La publicidad Google Adsense que aparece al final de este post no ha sido gestionada por la autora de este blog, por lo que no me hago responsable de los productos anunciados, ni me genera ningún tipo de ingresos, dicha publicidad es generada por WordPress, y a dicha empresa van dirigidas las ganancias que los “click” sobre las empresas anunciadas generen.

El color de las manos según Benedicto XVI

.
.

.

.

.

.
Este es el “color” de las manos de los jóvenes que pueden disponer de ayudas económicas para acudir a la JMJ 2011, si los donantes así lo deciden, conmigo que no cuenten…
Se podrán sacar unas cuantas conclusiones (sociológicas) cuando las donaciones se vayan realizando.
.

Fuente imágenes http://www.muchasgracias.info/index.php

o quizá la Cueva de las Manos:

.

IMPORTANTE: La publicidad Google Adsense que aparece al final de este post no ha sido gestionada por la autora de este blog, por lo que no me hago responsable de los productos anunciados, ni me genera ningún tipo de ingresos, dicha publicidad es generada por WordPress, y a dicha empresa van dirigidas las ganancias que los “click” sobre las empresas anunciadas generen.

Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer en la Corte de Isabel II

El periódico político-satírico Gil Blas publicó tres días después de la muerte de Gustavo Adolfo Bécquer:

“…Gil Blas no puede hoy por menos de consagrar un recuerdo a la memoria de quienes, en la primera etapa de esta publicación, ilustraron sus columnas con dibujos que llevaban la firma SEM”

Los dibujos y caricaturas aparecidos en la publicación desde 1865 con la firma SEM eran de carácter político, chistes inocentes, crítica gráfica referida al tiempo político que los hermanos Bécquer estaban viviendo. Sería Rubén Benítez el que descubriría la personalidad de Gustavo y Valeriano tras el seudónimo SEM. Y no generó ninguna duda, pues el propio periódico Gil Blas lo había reconocido.

Las suspiscacias comenzaron cuando los portafolios que agrupaban 89 acuarelas muy especiales, depositados en la Biblioteca Nacional de Madrid bajo la firma de SEM, fueron atribuídos finalmente a los hermanos Bécquer en 1989.

Bajo el título “Los Borbones en pelota” se agrupaban 89 escenas que no dejan indiferente a nadie. Unos porque tienen una idea preconcebida de la personalidad de Gustavo Adolfo Bécquer, y otros porque su moral les impide juzgar con imparcialidad la importancia de unas imágenes que rebosan crítica política pero que rozan lo soez, y sobre todo si tenemos en cuenta el momento en que fueron realizadas.

Los que discrepan sobre la autoría de las acuarelas adjudicada a los Bécquer aducen que a Luis González Bravo, primer ministro del Gobierno de España en 1868 con Narváez, se le representa en muchos casos sodomizando y sodomizado. También aparece portando los sacos de dinero de las arcas españolas que se llevó al huir a Francia, tras el triunfo de la revolución de 1868 y posterior exilio de la reina Isabel II .

Creen que si era un mecenas y protector para Gustavo Adolfo Bécquer no sería posible la mofa y escarnio que luce en las acuarelas. Otros piensan que precísamente el seudónimo obedece a la necesidad de ocultarse, y no perder los favores entre los moderados.

También es posible que bajo ese seudónimo se escondieran otros humoristas gráficos del periódico Gil Blas: Daniel Perea, Francisco Ortego o Urrabieta. Que la paternidad fuera compartida no restaría importancia a la existencia de estas imágenes irreverentes, político-eróticas y de contenido pornográfico, que denuncian claramente la situación que se vivía en la corte de Isabel II, en los momentos previos a la revolución.

Napoleón III, el padre Claret y sor Patrocinio , Carlos Marfori (amante de Isabel II) y Francisco de Asís (marido de la reina) desfilan en una orgía de sexo que no deja de sorprendernos.

Muchos especialistas becquerianos quieren borrar la huella de los hermanos Bécquer, o al menos la de Gustavo, de la autoría de estas acuarelas. Rodeado de una aureola de santidad e inocencia, le consideran un espíritu puro incapaz de rebelarse contra el mundo que le axfisiaba. A Valeriano, en cambio, sí le consideran capaz de realizar estas acuarelas.

Haz click sobre las imágenes y podrás verlas íntegramente

SEM y los hermanos Bécquer, Boletín de Estudios Becquerianos(Biblioteca Cervantes Virtual)

Vida y amores de Isabel II

Isabel II: Crónica de una mujer sola

Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870), Biblioteca Cervantes Virtual

Historia abreviada de la prensa satírica en España (UCM)

e-books.google:

Isabel II: los espejos de la reina

Isabel II en Alicante (1858)

Anales del reinado de Isabel II

Fuente ilustraciones de ‘Los Borbones en pelota’: Cretinolandia

Resulta bastante increible, sabido lo anterior, que en el año 2007, en España, una revista de humor fuera secuestrada debido al tratamiento jocoso que se hacía en su portada sobre las ‘ocupaciones’ del borbón Felipe y su esposa Letizia. Llegando incluso a cerrarse (momentáneamente) por orden del juez su página web.

El magistrado Juan del Olmo admitió a trámite la denuncia hecha por el Ministerio Fiscal por presuntos delitos contra la Corona: ” Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y su Alteza Real la princesa de Asturias aparecen en la portada de El Jueves caricaturizados pero fácilmente identificables, en actitud claramente denigrante (¿?) y objetivamente infamante…resultando que, en todo caso, la imagen y diálogos atribuídos a Sus Altezas, provocan un grave menoscabo del prestigio de la Corona…” Auto magistrado Juan del Olmo

Finalmente fueron condenados los humoristas gráficos de la revista El Jueves al pago de 3000 euros por un delito de injurias a sus altezas.

Al cumplirse un año del ‘secuestro’ de la revista, El jueves rememoró con ironía la fecha.

La caricatura de los ‘supuestos’ Príncipes de Asturias, en la revista de humor El jueves , es un juego de niños comparado con lo que los hermanos Bécquer (SEM) plasmaron en sus acuarelas. El tiempo pasa pero nos volvemos más pacatos, habrá que analizarlo. No me quiero ni imaginar cuál hubiera sido la sentencia para los hermanos Bécquer, de haber vivido en el siglo XXI.

.

IMPORTANTE: La publicidad Google Adsense que aparece al final de este post no ha sido gestionada por la autora de este blog, por lo que no me hago responsable de los productos anunciados, ni me genera ningún tipo de ingresos, dicha publicidad es generada por WordPress, y a dicha empresa van dirigidas las ganancias que los “click” sobre las empresas anunciadas generen.

Pérez-Reverte real académico de la lengua española ¡por cojones 33!

Arturo Pérez-Reverte trabajó en Televisión Española como reportero especialista en conflictos armados: la guerra de Chipre, la guerra del Líbano, la guerra de Eritrea, la campaña de 1975 en el Sahara, la guerra del Sahara, la guerra de las Malvinas, la guerra de El Salvador, la guerra de Nicaragua, la guerra del Chad, la crisis de Libia, las guerrillas del Sudán, la guerra de Mozambique, la guerra de Angola, el golpe de estado de Túnez, etc. Los últimos conflictos que ha vivido son: la revolución de Rumania (1989-90), la guerra de Mozambique (1990), la crisis y guerra del Golfo (1990-91), la guerra de Croacia (1991) y la guerra de Bosnia (1992-93-94).


Que Pérez-Reverte con su displicencia genera pasiones y rechazo a partes iguales es obvio; tiene además un púlpito excelente, desde 1991 publica una columna en XLSemanal, en ella se despacha a gusto y no deja títere con cabeza si la ocasión y el cuerpo se lo pide. Un ejemplo el artículo publicado el 26 de abril de 1998, que rozando lo soez deviene en gracioso:

“Hace tiempo que mi madre no me da la bronca por abusar el lenguaje soez en esta página, y empiezo a preocuparme. O ella envejece y se acostumbra, o estoy perdiendo facultades y volviéndome lingüísticamente correcto. Por fortuna, todavía llegan cartas de algún lector o lectora inasequibles al desaliento, afeándome mi poca vergüenza. E incluso Nacho Iglesias, el baranda de esta barraca, recibe periódicas sugerencias para que en El Semanal me echen a la calle de una puta vez. La última es de un señor de Oviedo, por la letra jubilado y por el membrete notario, que me afea el uso, e incluso el abuso, de la palabra “cojones”, e incluso sugiere la posibilidad de que yo saque tanto a colación el asunto por algún trauma personal relacionado con mi propia virilidad o, subraya el amable comunicante, mi ausencia de ella. “A ver si es maricón”, concluye, por si no he captado los circunloquios preliminares.
En fin. Al margen de que yo pueda resultar más o menos maricón, la antedicha carta me viene al pelo para traerles a colación un impreso anónimo que hace tiempo circula por ahí, –algún lector ha tenido el detalle de mandármelo–, y que, bajo el título Riqueza del castellano, enumera una exhaustiva relación de las diversas acepciones que en nuestra lengua, la de Quevedo y Cervantes, tienen los atributos masculinos. Y me van a perdonar el notario de Oviedo y mi madre, pero no me resisto a glosar el asunto y poner los cojones en su sitio. Por ejemplo: según confirma con acierto singular el mencionado folleto, el sentido de “cojones” varía según el numeral que lo acompaña. La unidad significa algo caro o costoso (eso vale un cojón), dos puede sugerir arrojo o valentía (con dos cojones), tres significar desprecio (me importa tres cojones), y un número elevado suele apuntar dificultad extrema (conseguirlo me costó veinte pares de cojones).

Del mismo modo, basta un verbo para darle variedad a los significados. Verbigracia: “tener” puede referirse a valentía (esa tía tiene cojones), pero también censura, admiración o sorpresa (¡tiene cojones! ). “Mandar” indica perplejidad (¡manda cojones! ); expresión que, en su variante ¡manda huevos!, hizo recientemente popular en sesión de las Cortes, mi paisano y compañero de maristas Federico Trillo.
Siguiendo con los verbos, acompañado de “poner” puede significar reto o aplomo(puso los cojones encima de la mesa), y el verbo “tocar” implica molestia, hastío o indiferencia (me toca los cojones), vagancia (se toca los cojones) e incluso desafío (anda y tócame los cojones). El término es también acepción de lentitud (viene arrastrando los cojones). Y en cuanto a amenaza, su uso es frecuente (te voy a volar los cojones) e incluso se recurre a ello para describir agresión física (fue y le pateó los cojones).

Los prefijos y sufijos también son importantes de cojones. Por ejemplo, a- significa miedo (acojonado), des-implica regocijo (descojonarse), y -udo implica calidad o perfección (cojonudo). También las preposiciones matizan lo suyo: “de” alude a éxito (nos fue de cojones) o intensidad (hace un frío de cojones), “hasta” define ciertos límites (hasta los cojones) y “por” alude a intransigencia (por cojones). También se recurre a ellos como lugar de origen para definir cierto tipo de actitudes intrínsecamente españolas y como origen de voluntad inapelable (porque me sale de los cojones).

En cuanto al color, la textura o el tamaño del asunto, los significados son ricos y diversos como la vida misma. Un color violeta define bajas temperaturas (se me quedaron los cojones morados de frío). Posición y tamaño son decisivos, tanto para precisar pachorra y tranquilidad (se pisa los cojones) como coherencia (lleva los cojones en su sitio).
Sin que falten referencias cultas o históricas (tiene los cojones como el caballo de Espartero). Así que ya me dirá usted, señor notario. A ver cuándo Shakespeare, o Joyce, o la madre que los parió, en esa jerga onomatopéyica y septentrional que usaban los pastores para llamar a las ovejas, y los piratas para repartirse el botín contando con los dedos, fueron capaces de utilizar, con todo su Oxford, la palabra equivalente con tanta variedad, y tanta riqueza, y tanta prosapia como la usa hasta el más analfabeto de nuestros paisanos. Tres mil años de griego, latín, árabe y castellano respaldan el asunto. Lo que, se mire por donde se mire, es un respaldo lingüístico de cojones”. Artículos de Pérez-Reverte 1995/1998

Si queréis disfrutar de los artículos desde el año 2001 al 2008, disponibles online en XLSemanal, sólo tenéis que poner el año en el buscador en este enlace,  y a disfrutar !! .

La cuestión es que de manera milagrosa para algunos y justificada para otros por su capacidad de escribir novelas que se convierten en las más vendidas en España o son adaptadas a la gran pantalla con éxito de taquilla, Arturo Pérez-Reverte se convierte en miembro de la Real Academia española el 12 de junio de 2003.

He encontrado, en internet, un testigo directo de esa ‘regia entrada’, que lo narra cual si fuere don Benito Pérez Galdós. Os extraigo partes de su experiencia personal:

A las seis de la tarde del jueves doce de junio de 2003, en Madrid, la calle hervía a treinta y nueve grados. ¡Pérez-Reverte en la Real Academia! (….)
Pero ¡qué calor!, ¿cómo es posible que no haya aire acondicionado?, con la que está cayendo…, y todavía queda media hora para que empiece esto, no sé si voy a aguantar, y mira que es duro el banco de madera en delantera de lateral del gallinero académico, pero lo peor es la chicharrera, (….)
Así es que así es como por fin empezó la ceremonia, con el príncipe recorriendo la larguísima alfombra por el estrecho pasillo central, camino de la mesa de la presidencia, acompañado por la ministra de cultura y el director de la Academia.
Ya sentado en la presidencia, Felipe de Borbón invitó a los dos miembros más recientes de la corporación, Luis Ángel Rojo y Margarita Salas, a “introducir” en la sala al académico electo, y allá que se fueron con su encomienda el economista y la científica, abandonaron sus sillas para recorrer el pasillo alfombrado en dirección contraria a la del príncipe un minuto antes, a buscar al novelista, que les esperaba fuera.
Cuando entraron, el dúo se había tornado trío, y a su frente avanzaba Pérez-Reverte entre los aplausos entusiastas de la concurrencia, inusuales, al parecer, en estas sesiones. Sonriente, con gesto de confianza, casi confianzudo, avanzaba el escritor, y a grandes pasos, muy rápido, tal vez queriendo apurar cuanto antes ese mal trago, y por eso a demasiada distancia de sus “introductores”, que se veían incapaces de acompasar la marcha a las zancadas del cartagenero, que además andaba con la cabeza ladeada, “columpiando la estatura y meciendo la persona” -como luego diría él del jaque setecentesco protagonista de su discurso-, quizá con una campechanía exagerada para restarle solemnidad al paseíllo o desmentirla de alguna manera. Acomodado el nuevo académico en su silla, ante una mesita minúscula y un micrófono, el príncipe le dio la palabra para que empezara a leer sus folios.
(….)


Y tan entretenido que estaba yo, cómo no iba a estarlo con ese venga a levantarse y sentarse gente, ese traspaleo de excelentísimos y altos magistrados del idioma alfombra arriba y abajo, tan ricamente que se me habían pasado esos dos o tres minutillos, y hasta se me había olvidado el calor. Pero aymé, que todavía tenía que discursear el discurseador, y ya sabemos que son rarísimos quienes hacen caso de lo que decía Cervantes, aquello de que ‘no hay razonamiento que, aunque sea bueno, siendo largo lo parezca’, y no había por qué esperar que estuviera entre ellos Pérez-Reverte. Que empezó a leer quizá demasiado rápido, con dicción por momentos imprecisa, sin llegar a ser atropellada pero tampoco del todo clara, y de esa manera, tras el recuerdo de rigor del gran don Manuel Alvar, el académico que le precedió en el sillón de la letra T, encaminó el discurso a su meollo, ”
El habla de un bravo del siglo XVII“, ¡aymé!, y qué calor que empezó a hacer otra vez. (….)
Y no puedo dejar de declarar que el discurso de Pérez-Reverte, si al principio me sorprendió y al breve rato me aburrió, después de media hora larga y sin visos de terminar (y yo venga a mirarle las manos, para ver cuántos folios quedaban en el mazo de los aún no leídos, y cómo iba menguando), después de todo ese tiempo, digo, me resultó francamente cargante.


“Enfunda luego las gambas en las cáscaras, las medias, y después se calza lo que algunos germanes llaman duros, o pisantes, pero que él prefiere denominar calcos…”.

Narrativamente chato, amén de eterno, me pareció el relato de un día en la vida del rufián español del siglo diecisiete, mera excusa para demostrar su dominio de la germanía de la época. “Pero si no hacía falta que justificara de esta manera su elección como académico”, decíame yo para mí, “si para todos está claro que se le ha elegido por su éxito como novelista, y que esa sea razón suficiente para entrar en la Academia ya pocos lo discuten; si no necesitaba exhibir ningún mérito lingüístico o filológico –y este desde luego no lo es- más allá del buen uso que haga del español para contar historias…”.

“…tachonado de cuero, que así llama él al cinto, con espada, o mejor toledana, de cazoleta y grandes gavilanes, larga de seis o siete jemes, casi palmos…”

Después de diez o quince minutos, esto a mí ya casi no me dolía, estaba insensibilizado, y hasta daba en sonreír cuando el texto intentaba alguna gracia, aunque sólo fuera para acompañar la sonrisa contagiosa y muy simpática del príncipe, allá abajo en la mesa presidencial, y a veces me echaba para atrás en el banco y dejaba de ver al novelista unos segundos, luego me inclinaba hacia delante otra vez y apoyaba la cabeza en la mano derecha, vuelto a la izquierda para verle de nuevo.(….)
Y mientras tanto Pérez-Reverte continuaba inmisericorde su monótono despliegue de los términos y las expresiones que conformaban la jerga de jaques y rufianes en el Siglo de Oro español, para eso igual le habría valido una lista de equivalencias, un vocabulario, cada palabra con su significado, en lugar de armar este cuento aburridísimo a base de “el siete o la sota en forma de teja o boca de lobo, astillarlo con una marca o un raspado o hacerle la ceja para reconocerlo, despluman a chapetones incautos con barajas a las que también llaman huebras…”


Ilustraciones Capitán Alatriste, Joan Mundet

“Muchas gracias”, dijo por fin el novelista, y tras una ovación atronadora, tomó la palabra Gregorio Salvador, uno de sus padrinos en la Academia, para contestarle y hacer su elogio. (…)
Ahora, lo hiperbólico de verdad fue el final. Salvador había recordado hacía unos minutos la fascinación del escritor adolescente por aquel pasaje de Jenofonte en que los soldados griegos alcanzan la cumbre de una montaña y avistan el mar (“¡Zalasa, zalasa! ¡El mar, el mar!”), y volvió a ese motivo para terminar su discurso, tal vez sin calcular el ligero efecto de… ¿vergüenza ajena? que podría causar en ánimos tan susceptibles como el mío tras casi dos horas de sesión académica, fogaje ambiente y sobredosis de germanía:
“Estás ya en tu sitio, Arturo, estás donde debías, en la Real Academia Española. El camino ha sido arduo, los trabajos muchos, duro el vivir. Pero has alcanzado la cumbre, como los soldados griegos de Jenofonte (¡zalasa!, ¡zalasa!), y has llegado a esta casa, que va a ser la tuya…”.
Tomado de: Pérez Reverte en la Real Academia, Cuaderno de lengua

Mostró especial inquina Pérez-Reverte contra Francisco Umbral, dos artículos fueron los más sonados:

Sobre Borges y sobre gilipollas y   El muelle flojo de Umbral

Todas las columnas de Francisco Umbral, El Mundo

www.capitanalatriste.com

Real Academia Española

Real Academia de la Lengua Vasca

Real Academia Galega

Academia Valenciana de la Lengua

Institut d’Estudis Catalans

Orígenes de la lengua española

El habla de un bravo del siglo XVII (discurso completo)

Cuaderno de la Lengua

www.joanmundet.com


Ley de Finagle o ley de Murphy

Edward Murphy, nació en 1918 y murió en 1990, fue uno de los ingenieros que participó en los experimentos que realizaba la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Edwars Air Force Base en el año 1949 , para probar la tolerancia de los humanos a la aceleración y desaceleración .

Para medir las fuerzas ‘G’ Edward Murphy propuso utilizar medidores de esfuerzo electrónicos prendidos al arnés del “dummy” (chimpancé?). El ayudante de Murphy lo cableó y se hizo una primera prueba. Los sensores montados en diversas partes del cuerpo, sin ninguna explicación, dieron una lectura de cero; al revisar se encontró que todos habían sido instalados incorrectamente y he aquí que Murphy dijo aquello de “Si esa persona tiene una forma de cometer un error, lo hará”.
Poco después de este incidente, el capitán John Paul Stapp, la parafraseó en una rueda de prensa, refiriendo que en los experimentos aplicaban la ‘ley de Murphy’.

El resto ya lo sabemos, el poder creativo cuando se trata de ‘guasas’, es inagotable, así que pronto empezaron a escucharse frases pesimistas semejantes. La imaginación popular creó nuevas leyes de Murphy, lemas, proposiciones, teoremas, corolarios, axiomas, en fin …el “álgebra de la lógica matemática” al servicio de una idea : reirnos de nuestras desgracias en el amor, los negocios, la política, la ciencia o la vida cotidiana, nada se escapa a las leyes de Murphy.
Murphy no podía ser el ideólogo de tanta frase que circula, ni tan siquiera de la genuina idea de pesimismo que encierra la “ley de Murphy”.

En el fondo, la ley de Murphy sería el “The Chisholm Effect” o la “ley de Finagle” : “La perversidad del Universo tiende a un máximo ” o “Todo aquello que pueda salir mal, saldrá mal”.

La ley de Finagle fue popularizada por el escritor de ciencia ficción, Larry Niven , a través de su novela “Mundo anillo” :

En el año 2850, cuatro exploradores, dos humanos y dos alienígenas, son elegidos para explorar un misterioso “mundo anillo”, una enorme estructura artificial en forma anular que rodea una estrella. La historia ocurre en un universo tecnológicamente avanzado, donde la teletransportación instantánea y los cascos de naves espaciales indestructibles son una realidad.
Luis Wu, el protagonista; Nessus, un Titerote de Pierson; Interlocutor-de-Animales es un Kzin felinoide; Teela Brown es una joven mujer humana.
Cuando la nave se estrella en el Mundo Anillo, los aventureros deben encontrar una manera de regresar al espacio…descubren ecosistemas extrañamente evolucionados, e interactúan con algunas de las variadas y primitivas civilizaciones del anillo
La novela contiene una alusión a una religión fundamentalista; los habitantes del Mundo Anillo al perder sus avances tecnológicos, atribuyen los fenómenos de su mundo al poder divino. Los cuatro exploradores encuentran sacerdotes y multitudes fanáticas que adoraban al dios FINAGLE , del pavor.

Extracto del libro “Mundo Anillo”:

– Y ésa es la razón de que nadie consiguiera descubrir nunca el mundo de los titerotes – dijo Luis Wu.
– En parte.
– Exploramos todos los soles enanos amarillos del espacio conocido y varios situados fuera de él. Un momento, Nessus. Alguien hubiera tenido que descubrir los planetas agrícolas. En una roseta de Kemplerer.
– Luis, no debían de haber explorado esos soles, sino otros.
– ¿Cómo? Es evidente que procedéis de un enana amarilla.
– Nuestra evolución tuvo lugar en una estrella enana amarilla, parecida a Procyon. Como sabrás, dentro de medio millón de años Procyon se dilatará y entrará en una fase de gigante rojo.
¡Por FINAGLE! ¿Vuestro sol se convirtió en un gigante rojo?

Además, John W. Campbell Jr., una leyenda de la ciencia ficción por su labor como escritor y por haber sido durante mucho tiempo editor de la revista Astounding Science Fiction, introdujo la ley de Finagle y la utilizó en varias ocasiones en sus escritos.

Leyes de Finagle:

I) Primera ley de Finagle.”Si un experimento resulta, algo ha estado mal.”

II) Segunda ley de Finagle. “No importa cuál sea el resultado esperado, siempre habrá alguien dispuesto a: malinterpretarlo, falsificarlo o creer que ocurrió de acuerdo con su propia teoría favorita.”

III) Tercera ley de Finagle.”En toda recopilación de datos, la figura más obviamente correcta, más allá de toda necesidad de revisión, es errónea.”

Los Diez Mandamientos de Finagle :

1. Para estudiar mejor algo, entenderlo por completo antes de empezar.
2. Mantener siempre un registro de datos. Esto indica que has estado trabajando.
3. Hacer un gráfico siempre.
4. En caso de duda, sonar convincente.
5. Los experimentos deben ser reproducibles.Todos deben fallar de la misma manera.
6. Cuando no sabes qué estas haciendo, hazlo con soltura.
7. El trabajo en equipo es esencial; te permite culpar a alguien más.
8. Verificar siempre tu “corazonada”.
9. Estar seguro de conseguir datos meteorológicos antes de salir de vacaciones.
10. No creer en milagros. Confiar en ellos.

Leyes de Murphy

Ciencia y ciencia ficción

Página web española de la literatura Pulp