Krakatoa [1883] & The Scream [Edward Munch, 1893]


En el año 2004, Donald W. Olson, profesor de Física y Astronomía en Texas State University, y sus colegas Russell L. Doescher y Marilynn S. Olson, hicieron públicas en la revista Sky & Telescope, sus investigaciones y conclusiones acerca de la obra “El Grito” de Edward Munch.
Munch pintó la versión más famosa de “El Grito” en 1893, como parte de ” El friso de la Vida”, un grupo de obras derivadas de sus experiencias personales.
Este análisis proporcionaría la ubicación exacta donde Munch y sus amigos estaban caminando cuando vieron el cielo “blood-red” representado en la pintura, así como una explicación de por qué se pudo producir este fenómeno. 

Determinaron que Munch y sus amigos iban caminando por una carretera antiguamente conocida como Ljabrochausséen, actualmente Mosseveien. El puerto de Christiania (Oslo) y la isla Hovedø al fondo. Fue, precisamente, a lo largo de la barandilla de Ljabrochausséen cuando Munch se vio desbordado por la emoción.

En unas notas escritas en 1886 por Munch, en Niza, recuerda la situación que daría origen al cuadro: 

“Iba caminando con dos amigos por el paseo, el sol se ponía – el cielo se volvió de pronto rojo – yo me paré – cansado me apoyé en una baranda – sobre la ciudad y el fiordo azul oscuro no veía sino sangre y lenguas de fuego – mis amigos continuaban su marcha y yo seguía detenido en el mismo lugar temblando de miedo – y sentía que un alarido infinito penetraba toda la naturaleza”.

Después de estudiar las noticias de los periódicos de la época, e investigar los fenómenos del cielo que podrían haber creado ese efecto “rojo sangre”, Olson y sus colegas determinaron que el hecho estaba conectado con la erupción del volcán Krakatoa, que produjo crepúsculos multicolores. El volcán Krakatoa estalló el 27 de agosto de 1883.

“Early in the morning of May 20, 1883, the captain of the German warship Elizabeth reported seeing an ~11-km-high cloud of ash and dust rising above the uninhabited island of Krakatau, thus documenting the first eruption from this Indonesian island in at least two centures. Over the ensuing two months, crews on commercial vessels and sightseers on charted ships would experience similar spectacles, all of which were associated with explosive noises and churning clouds of black to incandescent ash and pumice. From a distance, the largest of these natural fanfares impressed the local inhabitants on the coastal plains of Java and Sumatra, creating a near-festive environment. Little did they realize, however, that these awe-inspiring displays were only a prelude to one of the largest eruptions in historic times. A series of cataclysmic explosions began at mid-day on August 26, and ended on August 27 with a stupendous paroxysmal eruption. On this day, the northern two-thirds of the island collapsed beneath the sea, generating a series of devasting pyroclastic flows and immense tsunamis that ravaged adjacent coastlines. The events that began on August 26 would mark the last 24 hours on earth for over 36,000 people, and the destruction of hundreds of coastal villages and towns”.

“The stratospheric cloud of dust also contained large volumes of sulfur dioxide gas emitted from Krakatau. These gas molecules rapidly combined with water vapor to generate sulfuric acid droplets in the high atmosphere. The resulting veil of acidic areosols and volcanic dust provided an atmospheric shield capable of reflected enough sunlight to cause global temperatures to drop by several degrees. This aerosol-rich veil also generated spectacular optical effects over 70% of the earth’s surface. For several years after the 1883 eruption, the earth experienced exotic colors in the sky, halos around the sun and moon, and a spectacular array of anomalous sunsets and sunrises”. Fuente Krakatau, 1883 [castellano/http://bit.ly/g1ml9N ]

Los informes recogidos por The Royal Society en Londres, muestran que el crepúsculo inusualmente rojo apareció en Noruega desde fines de noviembre de 1883 a mediados de febrero de 1884.

“Fue muy emocionante estar en el lugar exacto donde un artista tuvo su experiencia”, recuerda Olson. “La importancia real de encontrar la ubicación, sin embargo, fue determinar la dirección de la vista en la pintura. Pudimos comprobar que Munch estaba mirando al suroeste, exactamente donde el crepúsculo rojizo provocado por la explosión del Krakatoa se hizo visible en el invierno de 1883-1884″.

Fuente Astronomical Sleuths Link Krakatoa to Edvard Munch’s Painting The Scream

Más información: “When the Sky Ran Red: The Story Behind The Scream” (Sky & Telescope, February 2004, p. 28)

El Grito de Munch (doc, UCM)

http://www.edvard-munch.com/

Krakatau island (Google Maps)

Actualidad:

octubre 2010: actividad del Anak Krakatau

http://www.volcano.si.edu/world/volcano.cfm?vnum

http://earthobservatory.nasa.gov/NaturalHazards/view.php?id=39369

http://earthobservatory.nasa.gov/NaturalHazards/view.php?id=4714

AnaK Krakatua volcano (vídeo, noviembre de 2010, YouTube)

IMPORTANTE: La publicidad Google Adsense que aparece al final de este post no ha sido gestionada por la autora de este blog, por lo que no me hago responsable de los productos anunciados, ni me genera ningún tipo de ingresos, dicha publicidad es generada por WordPress, y a dicha empresa van dirigidas las ganancias que los “click” sobre las empresas anunciadas generen.

Acerca de nieves
Nací en Bustiello (Santa Cruz de Mieres), un pueblecito asturiano a la orilla del río Aller. Actualmente vivo en Santiago de Compostela e intento enseñar matemáticas en centros públicos de Galicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: