Lyserg Säure Diethylamid o LSD

.
Albert Hofmann nació en Suiza en 1906 en el seno de una familia humilde que quedó desamparada por la muerte prematura del padre. Paso su adolescencia trabajando, como primogénito responsable de los suyos, pero le fascinaba la investigación científica y cursó simultáneamente estudios de Química en Zurich, que terminó en un tiempo récord y con premio extraordinario culminando esa carrera con una tesis doctoral que hizo época, al describir por primera vez la hasta entonces enigmática estructura de la quitina. 

“La primera persona que consiguió describir correctamente la estructura química de la quitina fue Albert Hofmann, el conocido químico suizo, quién también es el padre del L.S.D., el enteógeno más conocido de la cultura occidental.No obstante, los principios de base del aislamiento de la quitina datan desde el principio del siglo XIX, cuando en el año 1811 el profesor Henri Braconnot, director del jardín botánico en Nancy, Francia, aisló una fracción llamada fungine de las membranas celulares de las setas. Más tarde, en 1823, el nombre “fungine” cambió a quitina, casi tres décadas antes del aislamiento de la celulosa”. Tomado de Las promesas de la quitina. El segundo polímero natural más abundante.

Hofmann siendo fiel a una vocación ya sentida desde niño, la de conocer los principios activos de las plantas, aceptó un puesto de investigador en el que era pequeño laboratorio Sandoz por entonces; allí permaneció hasta su jubilación, con hallazgos que contribuyeron enormemente a hacer de Sandoz un gigante farmacológico mundial.

Fruto de esos años fueron descubrimientos que Hofmann llama comerciales, tranquilizantes y analgésicos, alternados con otros que le permitirían desarrollar fármacos todavía insustituibles en obstetricia y neurología.
Investigaba el misterioso hongo llamado cornezuelo o ergot, cuando topó con la dietilamida del ácido lisérgico, o LSD, un derivado semisintético que absorbió inadvertidamente.

“El viernes pasado, 16 de abril de 1943, me vi obligado a interrumpir mi trabajo en el laboratorio a media tarde y regresar a casa, al ser afectado por una considerable agitación, combinada con leves vértigos. En casa me acosté y me hundí en una sensación no desagradable como de intoxicación, caracterizada por una imaginación extraordinariamente excitada. En un estado de ensoñación, con los ojos cerrados (la luz del día me parecía desagradablemente deslumbrante), percibí una corriente ininterrumpida de imágenes fantásticas, formas extraordinarias con una intensa y caleidoscópica variedad de colores. Después de unas dos horas ese estado se desvaneció”.


Tres días después…Aquí terminan las notas en mi diario del laboratorio. Pude escribir las palabras anteriores solamente con un gran esfuerzo. Entonces ya estaba claro para mí que el LSD había sido la causa de la notable experiencia del viernes anterior, porque la alteración de la percepción era del mismo tipo que antes, solo que mucho más intensa. Tuve que luchar para hablar de forma inteligible. Pedí a mi ayudante del laboratorio, informado del experimento, que me acompañara a casa. Fuimos en bicicleta, ya que no había ningún automóvil disponible debido a las restricciones para su uso en tiempo de guerra. En el camino a casa, mi estado comenzó a adquirir tintes amenazadores. Todo mi campo visual oscilaba y se retorcía como si estuviera viéndolo en un espejo curvo. También tenía la sensación de no poder moverme del sitio. Sin embargo, mi ayudante me dijo más tarde que habíamos viajado muy deprisa. Finalmente, llegamos a casa sanos y salvos, y apenas fui capaz de decirle a mi compañero que llamase a nuestro médico de cabecera y de pedir leche a los vecinos.
A pesar de mi estado delirante, desconcertado, tenía breves períodos de pensamiento claro y eficiente -elegí la leche como antídoto general para el envenenamiento. Los vértigos y la sensación de desmayo llegaban a veces a ser tan fuertes que apenas podía mantenerme erguido y tuve que acostarme en un sofá. Los alrededores se habían transformado ahora en formas más aterradoras. Todo en el cuarto giraba a mi alrededor y los objetos familiares y las piezas del mobiliario adquirieron formas grotescas, amenazadoras. Estaban en movimiento continuo, animado, como si fueran dirigidas por una agitación interior. La vecina, a la que apenas pude reconocer, me trajo la leche -en el transcurso de la tarde bebí más de dos litros. Pero ella no era la señora R, sino una malévola e insidiosa bruja con una máscara de colores. Extraído de
LSD -My Problem Child” -Albert Hofmann

LSD — My Problem Child, Albert Hofmann

LSD — The Problem-Solving Psychedelic, P.G. Stafford and B.H. Golightly

Books on Psychedelics(HTML): http://www.psychedelic-library.org/bookmenu.htm

FULL TEXT BOOKS: http://www.drugtext.org/index.phpoption=com_content&view=article&id=3&Itemid=3

ARTICLES:http://www.drugtext.org/index.phpoption=com_content&view=article&id=2:article-menu&catid=1:articles&Itemid=2

Transcripción entrevista realizada a Albert Hofmann (1991), en La 2 de TVE, contertulios: Antonio Escohotado, Fernando Savater, Luis Racionero, Mario Satz, André Malbi ; y el presentador: Fernando Sánchez Dragó.

The Phychedelic pioneers [Pioneros del LSD], vídeo documental emitido en Canal Historia ( 47 min)

Fenomenología de las drogas – LSD, Antonio Escohotado

Antonio Escohotado:Las drogas en Carta Blanca

Leonardo Da Vinci: el hombre de Marcus Vitruvius Pollio

“Es imposible que un templo posea una correcta disposición si carece de simetría y de proporción, como sucede con los miembros o partes del cuerpo de un hombre bien formado.

El cuerpo humano lo formó la naturaleza de tal manera que el rostro, desde la barbilla hasta la parte más alta de la frente, donde están las raíces del pelo, mida una décima parte de su altura total.

La palma de la mano, desde la muñeca hasta el extremo del dedo medio, mide exactamente lo mismo; la cabeza, desde la barbilla hasta su coronilla, mide una octava parte de todo el cuerpo; una sexta parte mide desde el esternón hasta las raíces del pelo y desde la parte media del pecho hasta la coronilla, una cuarta parte.

Desde el mentón hasta la base de la nariz, mide una tercera parte y desde las cejas hasta las raíces del pelo, la frente mide igualmente otra tercera parte.


Si nos referios al pie, equivale a una sexta parte de la altura del cuerpo; el codo, una cuarta parte, y el pecho equivale igualmente a una cuarta parte.

Los restantes miembros guardan también una proporción de simetría, de la que se sirvieron los antiguos pintores y escultores famosos, alcanzando una extraordinaria consideración y fama.

Exactamente de igual manera, las partes de los templos deben guardar una proporción de simetría perfectamente apropiada de cada una de ellas respecto al conjunto total en su completa dimensión.
El ombligo es el punto central natural del cuerpo humano.

En efecto, si se coloca un hombre boca arriba, con sus manos y sus pies estirados, situando el centro del compás en su ombligo y trazando una circunferencia, esta tocaría la punta de ambas manos y los dedos de los pies.

La figura circular trazada sobre el cuerpo humano nos posibilita el lograr también un cuadrado: si se mide desde la planta de los pies hasta la coronilla, la medida resultante será la misma que se da entre las puntas de los dedos con los brazos extendidos; exactamente su anchura mide lo mismo que su altura, como los cuadrados que trazamos con la escuadra.

Por tanto, si la naturaleza ha formado el cuerpo humano de modo que sus miembros guardan una exacta proporción respecto a todo el cuerpo, los antiguos fijaron también esta relación en la realización completa de sus obras, donde cada una de sus partes guarda una exacta y puntual proporción respecto a la forma total de su obra. Dejaron constancia de la proporción de las medidas en todas sus obras, pero sobre todo las tuvieron en cuenta en la construcción de los templos de los dioses, que son un claro reflejo para la posteridad de sus aciertos y logros, como también de sus descuidos y negligencias”.Vitruvii De Architectura, Libro Tercero-Capítulo ITomado de www.celtiberia.net/articulo.asp?id=2346

El Hombre de Vitruvius, dibujo realizado por Leonardo da Vinci (1492)

Marco Vitruvio Polión (Marcus Vitruvius Pollio), nacido en el siglo I a.C. Arquitecto y tratadista romano. No se conoce ninguna obra proyectada o construida por él. La fama de Vitruvio se debe en exclusiva al tratado “De architectura”, la única obra de estas características que se conserva de la Antigüedad clásica.
Carlos Sánchez Montaña cree que Vitruvio y el arquitecto romano Agripa son la misma persona, podéis seguir sus investigaciones en
VITRUVIUS versus AGRIPPA.

Ángel Orensanz: un aragonés en New York

Coimbra_Ferrari

Dice Ángel Orensanz: ‘Todos los genios nacen en pueblos diminutos’. Él nació en una aldea del Pirineo Aragonés, Larués. En 1959 ingresa en la Escuela Superior de Bellas Artes de Barcelona. En 1965 se traslada a París. Recibe una beca del Spanish American Committe a comienzos de los años 70 y así comienza su aventura en New York.

St. Petersburg 2003

“El arquitecto John Portman me encargó seis colosales ‘tótem’ de acero esmaltado, sólo disponía de 3 meses para realizarlos. Esculpí las ‘columnas’ en un pueblo de Huesca, luego las hice pasar por material industrial para ‘evadir impuestos’ en el transporte en barco desde Valencia a Atlanta, donde se instalaron. Al llegar a puerto un estibador dejó caer una de las piezas provocando serios desperfectos. Pero al final, aquel accidente resultó providencial, a John Portland le fascinaron las esculturas, y en especial la que había sido dañada”.
Por este trabajo, en los años 80, Ángel Orensanz dice que cobró unos 700 mil dólares. De ahí salió el dinero que luego invertiría en crear su espacio artístico, en 1986 compra una sinagoga que salvó de la demolición.
Buscaba un estudio en Manhattan y alguien le habló de esa vieja sinagoga destartalada…continuar leyendo Leer más de esta entrada