Los ojos de la niña afgana Sharbat Gula

En Junio de 1985 National Geographic publica esta foto de una niña afgana, en un campo de refugiados en Pakistán. Impresionante imagen que no pudimos olvidar. Realizada por Steve McCurry en Diciembre de 1984.

Años después el fotógrafo trató de buscarla, ni siquiera sabía su nombre.Una leyenda se fue tejiendo alrededor del posible destino de la niña hasta que por fin apareció en el año 2001. Su nombre era Sharbat Gula y vivía en una aldea de Afganistán .

A LIFE REVEALED

Afganistán, se encontraba en 1984 en plena guerra civil, debido al apoyo de la URSS al gobierno comunista afgano. EEUU, por el contrario, había apoyado a los radicales islámicos para luchar contra los soviéticos. Formaba parte de las estrategias de la ‘guerra fría’. Así es como nace el movimiento Talibán, unión de grupos de estudiantes -talib significa estudiante en pashtún- de las madrassas o escuelas islámicas de Afganistán, tras la retirada de la URSS e 1989.
Después se iniciará una nueva guerra civil entre las tribus afganas, que desemboca en el triunfo del movimiento talibán, nunca reconocido internacionalmente.
Será el ataque terrorista de las Torres Gemelas, el 11 de Septiembre de 2001, lo que determinará un cambio en la política de EEUU, que inicia la “Operación Libertad Duradera “, y acaba con el gobierno talibán, pero la situación de Afganistán en el 2008 no se diferencia mucho de la que la niña Sharbat Gula vivía en 1984.

Afghan Girl Revealed, la historia de Sharbat Gula en imágenes.Muy interesante.

“Ella recuerda el momento en el que  el fotógrafo la enfocó y disparó. Recuerda su enfado. Aquel hombre era un desconocido. Nunca la habían fotografiado y hasta que volvieron a encontrarse diecisiete años más tarde, nadie había vuelto a hacerlo. También el fotógrafo recuerda el momento. Había una luz suave. El campo de refugiados en Pakistán era un océano de tiendas. En el interior de una de ellas, la de la escuela, aquella niña fue lo primero que llamó su atención. Al percibir su timidez, la abordó en último lugar. Ella accedió a posar. «No pensé que su fotografía sería diferente de cualquier otra que había hecho ese día», recuerda de aquella mañana de 1984 que pasó documentando la odisea de los refugiados de Afganistán. Sus ojos son verde mar y en su mirada se puede leer la tragedia de un país asolado por la guerra. En National Geographic fue bautizada como “la muchacha afgana” y durante diecisiete años nadie supo su nombre”. NATIONAL GEOGRAPHIC

Su imagen fue portada de nuevo en el  National Geographic en Abril de 2002

The Long War Journal

Afganistán

Asociación mujeres afganas:  RAWA

.

IMPORTANTE: La publicidad Google Adsense que aparece al final de este post no ha sido gestionada por la autora de este blog, por lo que no me hago responsable de los productos anunciados, ni me genera ningún tipo de ingresos, dicha publicidad es generada por WordPress, y a dicha empresa van dirigidas las ganancias que los “click” sobre las empresas anunciadas generen.

Ken Oosterbroek & Kevin Carter

Esta fotografía conmovió al mundo en 1994. Quizás hubiese caído en el olvido de no haber sido premiada con el Pulitzer ese año. E incluso la vida de su autor hubiera tenido otro final de no haber ocurrido esto. Así que contaré la historia que esconde , para aquellos que aún no la conozcan.

The Bang Bang Club era un grupo de cuatro fotógrafos sudafricanos, integrado por Greg Marinovich, Joao Silva, Kevin Carter y Ken Oosterbroek. La amistad entre los miembros del Bang Bang Club empezó en los años 80 .
En 1994 el Bang Bang Club reconocía: “Les habíamos cerrado la puerta a todos los fotógrafos que se nos querían unir. Sí, éramos arrogantes, elitistas y muy competitivos. Era un poco ridículo, pero la verdad es que habíamos pasado años aprendiendo cómo conseguir buenas fotos en circunstancias tan difíciles, y no queríamos ayudar a ningún advenedizo, fuera local o extranjero, que pretendiera hacer lo suyo en un par de semanas y después irse”.

El Bang Bang Club fotografió casi todo, incluso la agonía de uno de sus integrantes, Ken Oosterbroek, que fue asesinado por una bala perdida en Tokoza, en 1994.

En cuanto a Kevin Carter, había nacido en una familia cristiana de clase media. “En casa no éramos racistas, sino supuestos liberales. Fui criado para amar a mis semejantes, pero ahora cuestiono a la generación de mis padres por no haber hecho nada contra el apartheid“. Kevin Carter sintió que su carrera como fotógrafo estaba en un punto muerto y decidió hacer un viaje a Sudán.

Lo acompañó su amigo Joao Silva. Querían trabajar en el “El Triángulo de la Hambruna”, en el sur de Sudán, donde el gobierno islámico estaba en guerra con las tribus Nuer y Dinka. Leer más de esta entrada

Legalización o prohibición de las drogas

Hay un blog (de Jordi Cebrián ) donde se trata el tema de la legalización de las drogas con mucha seriedad: “Drogas y el afán prohibidor” , y puedo decir que suscribo lo que allí se dice, así que os lo resumiré (mucho) citando textualmente algunos párrafos:

Existen testimonios del uso de drogas en todas las culturas y en todas las épocas. Podemos también afirmar que, en función de los condicionamientos geográficos y culturales, cada civilización ha adoptado algunas de ellas como propias.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de las sustancias psicoactivas se encuentran en la naturaleza, normalmente en forma de plantas u hongos. Pronto el hombre descubrió que comer, mascar o inhalar el humo procedente de quemar determinados vegetales provocaba en él ciertos cambios significativos…(leer +)

Son muchos quienes piensan que de las drogas puede hacerse uso responsable y que, con sensatez e información, confiando en la capacidad de las personas de hacer uso de su libertad incluso cuando ello le conlleve riesgos, los peligros asociados a la liberalización de la drogas serían sin duda menores que los que hoy mismo padecemos. Pero el concepto de que con las drogas es posible un uso sin abuso no es hoy políticamente correcto…( leer + )

En  “Drogas o medicamentos” podemos leer: Precísamente dentro de los opiáceos, la heroína, fue la primera sustancia que vio truncada su trayectoria como fármaco en España. El 6 de agosto de 1932 el Ministerio de la Gobernación promulgó un decreto que establecía: “Se prohíbe la importación y fabricación en el territorio español, Colonias y Posesiones del Norte de África, de diacetilmorfina (diamorfina, heroína) y su clorhidrato”. Hasta entonces la heroína se había vendido como genérico (a 5 pesetas el gramo) y como un compuesto más de varios específicos de importación y especialidades farmacéuticas de elaboración casera.

Precísamente la casa Bayer había recomendado su empleo para un cuadro muy amplio de síntomas y enfermedades: por su “excelente acción calmante contra la tos, en el tratamiento de la bronquitis, faringitis, asma bronquial y catarro pulmonar; por su efecto analgésico, contra el carcinoma gástrico, …para combatir los efectos de confusión aguda, depresión y neurastenia, debido a sus propiedades sedantes”.

Y en 1912  Bayer realizó una sugerente campaña de publicidad en la prensa española para promocionar su Jarabe Bayer de Heroína (aquí podéis ver los panfletos publicitarios).

Pese a la prohibición incondicional de la heroína, la farmacopea se había venido  sirviendo del opio y sus derivados desde tiempo inmemorial. El láudano (una mezcla alcohólica de alta graduación con opio) se venía empleando desde el siglo XVI, y algunos autores modernos han sugerido que el uso extendido de éste supuso un grave problema de salud durante el siglo XIX. Sin embargo, el empleo de opiáceos debe ser contextualizado en perspectiva apropiada con otros problemas de salud de la época. Conviene recordar, en este sentido, que la mortalidad producida por el cólera, la malaria y la disentería era altísima, y sin duda el opio contribuyó a combatir esas enfermedades. De hecho, otros autores han asegurado que el fácil acceso y disponibilidad de los opiáceos salvó más vidas que quitó.

(…) Durante la Guerra Civil americana, se usó la morfina con profusión, como analgésico para los heridos. La mayoría de los historiadores del tema citan este hecho como el causante de que, a finales de siglo, el número estimado de consumidores habituales de morfina fuera muy superior al del resto de naciones.

La opinión desfavorable hacia el opio y sus derivados empezó con la llegada de los chinos a EEUU y su costumbre de fumar opio. Los chinos habían entrado masivamente como mano de obra para la construcción del ferrocarril, a partir de 1860, convirtiéndose en poco tiempo en un grupo social extremadamente trabajador y eficaz, que pasó a ser propietario de minas, negocios, granjas y tiendas ante el resentimiento de muchos ‘americanos antiguos’ y, sobre todo, de los sindicatos obreros.

A los chinos, consumidores de opio, su drogadicción no parecía impedirles trabajar, sino más bien al contrario, se convirtieron en trabajadores más eficaces que los americanos.

Por todo esto, se impulsaron leyes draconianas contra esa minoría, como la ‘Chinese Exclusion Act’ de 1889, que impedía la entrada de trabajadores chinos en EEUU a partir de entonces. Se prohíbe comerciar con opio a los chinos pero no a los americanos, y se prohíbe el uso de opio para fumar a los chinos pero no a los americanos.La declaración de guerra por parte de EEUU a España y su rápida victoria, fue otro de los capítulos decisivos en la historia de la prohibición. Como en Filipinas el uso del opio fumado era habitual, el Obispo de Manila Ch. H. Brent, gracias a su influencia con el presidente Roosevelt, consiguió que se aprobara una ley en 1905 que prohibía a los filipinos el uso del opio excepto para usos médicos. Sin embargo, la utilidad de la prohibición en Filipinas, como pasaría luego en el resto del mundo, fue más que dudosa.

Durante el siglo XVIII, las potencias europeas se lucraban con el opio que producían en sus colonias, principalmente Inglaterra que cultivaba el opio en la India.( leer + )

En 1926, el organismo de la Liga de las Naciones encargado para velar por la ya casi mundial prohibición, comentaba de Filipinas que allí era extremadamente fácil y barato encontrar opio para fumar, denunciaba la corrupción existente entre los oficiales de la isla que debían velar por el mantenimiento de la prohibición.Al mismo tiempo, en China ,el consumo de opio fumado se había hecho habitual desde el siglo XVII, cuando el ultimo emperador Ming prohibió el consumo de tabaco para evitar “que el tesoro chino se convierta en humo”. La sustitución del tabaco por el opio no eliminó el desequilibrio comercial. Por el contrario, pronto China empezó a importar opio.

La cocaína era utilizada con finalidad religiosa por las religiones nativas americanas. Tras el descubrimiento de América su uso fue denunciado en los Concilios de 1551 y 1567 por los obispos de la Iglesia Católica como idólatra y diabólico, con lo que se prohibió su cultivo. Pero, dado que los diezmos obtenidos de quienes la cultivaban significaban uno de los ingresos más importantes para obispos y canónigos, la prohibición no duró mucho, y quedó anulada en 1573 por una Real Ordenanza.(…)

Cuando a finales del siglo XIX se consiguió sintetizar la cocaína a partir del arbusto de la coca, esta sustancia despertó entusiasmos entre las clases médica y farmacéutica.
El personaje que más notablemente influyó en la difusión de la droga y de sus virtudes fue Sigmund Freud.(…) El propio Freud, constatando en su propia persona la inocuidad de la cocaína como generadora de dependencia fisiológica, la recomendó a un amigo, morfinómano, para liberarle de su adicción. Este abandonó, efectivamente la morfina, pero sólo para pasar a ser consumidor compulsivo de cocaína, de la que acabó muriendo por sobredosis. Freud tuvo que reconocer que la cocaína no debería ser usada para su tratamiento de la morfinomanía, dado que “presentaría un peligro todavía mayor para la salud que la morfina” (…)

Hay que decir que los negros del sur de EEUU eran habituales consumidores de cocaína, principalmente en la Coca Cola . El 5 de Mayo de 1886 John Pemberton creó la fórmula de la Coca-cola basándose en el éxito del famoso Vin Mariani .  Una bebida sudista que cambia la cocaína por cafeína en 1909.
Los negros, a los que la reciente
Guerra Civil Americana acababa de liberar de la esclavitud, no estaban exactamente bien vistos en el sur de los EEUU. Estaba demostrado ( decían los blancos) que “ los negros bajo los efectos de la cocaína violaban a mujeres blancas”.

En 1901 se prohibe la venta de opio a “tribus aborígenes y razas incivilizadas” y en particular a “indios, esquimales, habitantes de Hawai, trabajadores del ferrocarril e inmigrantes en puertos de entrada” .

En 1909 se prohibe en EE.UU. la entrada de opio para fumar.

En 1914, se aprueba la Harrison Act, medida federal de carácter administrativo orientada a regular el uso terapeútico del opio y la cocaína y que adquiere pronto, tras una serie de decisiones judiciales, características policiales y represivas.

La noche del 17 de enero de 1920, sonaban por las radios de Estados Unidos las palabras del Senador Volstead; desde ese momento se prohibía la fabricación y venta de bebidas alcohólicas en EEUU:

“Esta noche, un minuto después de las doce, nacerá una nueva nación. El demonio de la bebida firmó su acta de defunción. Se inicia una era de ideas claras y limpios modales. Los barrios bajos pronto serán cosa del pasado. Las cárceles y correccionales quedarán vacías; las transformaremos en graneros y fábricas. Todos los hombres volverán a caminar erguidos, sonreirán todas las mujeres, reirán todos los niños. Se cerraron para siempre las puertas del infierno”….continuar leyendo Leer más de esta entrada